El fantasma de las “Ex”, los 5 tipos más peligrosos de exnovias

Mientras

Hoy quiero hablar de un tema que a todos ha llegado a molestar y que a la mayoría nos interesa. Se trata de esas hermosas criaturas que van por ahí recorriendo el mundo haciendo de las suyas. Sí, seguro has oído hablar en más de alguna ocasión de una de ellas. Me refiero a las fabulosas, las maravillosas, las odiosas, arrogantes, endemonia…. Perdón, me dejé llevar. Bueno, hablo de las ex. (no sé si los ex aplican para éste artículo, ya que no tengo experiencia en el tema, señores, mis disculpas).

Y pues sí. Todo va excelente en tu relación, ves hermosos unicornios alados por las calles, te duermes con una sonrisa y te despiertas con un mensaje de lo más tierno. Amor por todas partes y en grandes dosis.

Quien dijo que el amor es una droga, no pudo haber estado más acertado. En fin, un buen día sales a desayunar unos deliciosos chilaquiles, la charla se pone divertida, “jijijiji” “jajajajaja” “chimpumpapas” y zaz!, en lugar de referirse a ti por tu nombre, te dice “Clarita”. Silencio sepulcral. Un minuto de silencio por los caídos. ¿Porqué Dios mío? Todo iba tan bien. Se acomodan los dos en el asiento y tú no sabes si preguntar ¿Quién demonios es Clarita? (Rogando porque sea su fallecida tía), ir de lleno a reclamar, hacer una salida dramática, desmayarte o qué diablos. Así que mientras la otra persona ya está ideando un plan para darse a la fuga, tomas un respiro, te pasas el pedazo de pollo que casi se te atora de los chilaquiles,  le tomas la mano y dices lo más serenamente posible: “¿Clarita?”.

Así es como entramos de lleno al maravilloso mundo de las ex. Lo cierto es que hay de todo en esta viña del señor y yo no podría decir que todas las ex son iguales. De hecho, habrá quien sea mejor amigo de su ex, pero aunque sea la más sincera, pura y leal amistad, la pareja en turno no siempre lo entenderá.

Yo diría que podríamos dividir a ésta abominable especie en:

Sigue leyendo

Anuncios